domingo, noviembre 05, 2006

¡Ay los antivirus!

Siempre he sentido que los antivirus son molestos por naturaleza, como un auditor o un guardaespaldas.

Recuerdo cuando por primera vez tuve que usar uno, por allá de finales de los años 80. Desde el principio fueron molestias y más molestias. Los antivirus venían de Estados Unidos, y para que llegara la actualización a México pasaban semana. Había que llevar el diskette original de la licencia con el distribuidor y esperar a que lo actualizara. Si mal no recuerdo era Mcafee el antivirus.

A partir de entonces, todo un calvario. Versiones van, versiones vienen, pero la mayoría tienen las siguiente características:

  1. Consumen memoria como locos.
  2. Son altamente invasivos dentro de Windows (especialmente Norton), y peor si son suites de seguridad.
  3. Fallan más temprano que tarde y acaban por bloquear el acceso a Internet.
  4. Es una bronca tenerlos al día y sin que produzcan fallas, a pesar de las actualizaciones automáticas.
  5. El soporte técnico, bueeeennoooo!, es como ir a pedir un favor a una oficina de gobierno. Pésimo, malísimo, nefasto, y todos los sinónimos que se les ocurran.
Esto lo digo porque acabo de terminar un reformateo de mi máquina por segunda vez en 24 horas. Por decisión propia, reinstalé Windows por algunos detalles molestos, pero menores, que me tenían frito, pues no podía corregir, además de que ya le tocaba a mi máquina una limpieza profunda.

Y ahí te voy: borrar partición, formatearla y reinstalar XP. Todo perfecto. Empecé a reinstalar el montón de programas que uso (más de 50), y cuando iba como al 90%, que me quedo sin acceso a Internet. Probé todo, y creí que era mi proveedor de acceso (Telmex con Infinitum), pero no fue así. Como tenía acceso parcial (algunos programas medio jalaban y otros, como Firefox y el IE nomás no salían ni a trancazos), decidí no perder más tiempo y formatear nuevamente.

Por segunda vez todo iba perfecto, pero en cierto momento, ¡zaz!, nuevamente sin Internet. Aislando el problema, deduje que era mi suite de seguridad (Mcafee Internet Security Suite 2006 o ISS 2006), la cual nunca me había dado problemas de este tipo en más de un año de usarla e instalarla en varias máquinas. Ni modo, tuve que migrar a la ver$$$$ión 2007 al tener que optar entre pagar por la actualización o seguir buscando la solución.

Una vez instalada la 2007, todo funcionó de maravilla (hasta el momento).

Mi teoría: La versión ISS 2006 es incompatible con la actualización de SP2 de XP que se incluye tras instalar el IE 7.0, porque es la única diferencia que hay contra la configuración anterior de mi equipo. No creo que el culpable sea Microsoft, más bien creo que es Mcafee.

Es el precio de tener las últimas versiones de algunos programas: tener que actualizar otros programas y pagar por ello.

Technorati tags: , , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este tema:

Crear un vínculo

<< Home