miércoles, junio 14, 2006

Las malas políticas de Microsoft

En mi opinión, Microsoft ha perdido la brújula. Primero, en un esfuerzo por desalentar la piratería de sus productos, empezó en septiembre de 2004 a limitar la descarga de algunos componentes de actualizaciones de sus productos solamente a usuarios con licencias legítimas.

Hasta aquí todo bien, tienen el derecho de negar actualizaciones a los usuarios no autorizados de sus productos. Pero resultó insuficiente. A partir de finales del 2005, llevó un paso más adelante su programa Windows Genuine Advantage (WGA), incorporando en las actualizaciones de seguridad la instalación de este programa.

Estas actualizaciones se producen debido a la incompetencia de Microsoft en generar programas seguros y están orientadas solamente a arreglar esos problemas. Incorporar medidas antipiratería viola estrictamente los términos de las licencias de aceptación de las actualizaciones para los usuarios legítimos. Adicionalmente, ha creado un sinfín de problemas a estos últimos al no contemplar todos los esquemas de licenciamiento de su sistema operativo Windows XP.

Hay fabricantes de computadoras que preinstalan una licencia legítima en los equipos que son puestos a la venta. Pues por alguna razón, miles de este tipo de licencias han sido validadas como no genuinas por la herramienta WGA, causando infinidad de problemas a los propietarios de estos equipos.

Adicionalmente, muchos usuarios de copias no autorizadas de Windows XP han dejado de descargar las actualizaciones de seguridad, pues al incorporar el WGA y éste detectar la copia no autorizada, empieza a generar advertencias a diestra y siniestra, en forma de ventanas emergentes y mensajes en las pantallas de inicio de sesión recordando al usuario de la situación irregular de su licencia. Con esto, Microsoft está dejando una extensa porción de su base instalada vulnerable a las amenazas más recientes.

Al tener millones de computadoras vulnerables, pone en riesgo a los usuarios de licencias legítimas. Es como si un vecindario es muy peligroso y las autoridades solamente protegen a los habitantes de cierta sección. Dichos habitantes tendrán que cruzar forzosamente por las zonas peligrosas sin tener protección.

Ahora, Microsoft vuelve a equivocarse (artículo en inglés), y en grande. Con las actualizaciones de seguridad, está distribuyendo "programas preliberados" (prereleased software). Aunque el usuario tiene la posibilidad de rechazar la instalación de los programas que aún se encuentran en fase de prueba (beta releases), sin duda miles, o millones, aceptarán sin siquiera leer la notificación correspondiente.

El resultado puede ser desastroso, además de falto de ética comercial de la compañía de Redmond: por un lado, millones de equipos vulnerables debido a un sistema operativo inseguro (Windows XP); por el otro, millones de usuarios usando programas beta sin saberlo, lo que volverá aún más inestable la base instalada de productos Microsoft.

Lo menos que puede suceder, es que la imagen de la compañía de Bill Gates siga deteriorándose.

Yo me pregunto, ¿quién dentro de Microsoft está teniendo tan geniales ideas? ¿Quién está autorizando este lento suicidio?

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este tema:

Crear un vínculo

<< Home